YayBlogger.com
BLOGGER TEMPLATES

viernes, 20 de mayo de 2011

Tratados Universales

I


No me mortifica no poder ver colores, realmente el cielo gris no me entristece y no creo que algo en particular lo haga, pero este punzón en el pecho de melodrama que no puede salir, dejando a su antojo el papel en blanco, sin palabras de secuelas sin dueño, sin calles, y sin museos para colgar las dudas y los secretos que ya no me pertenecen. En general, me dejan imaginando en las noches los pensamientos que en un minuto serán recuerdos, imágenes equivocadas de lo que fue y será por siempre o de lo que se llevo consigo un adiós que ni la misma lluvia podrá regresar... Y al final del camino, de regreso a casa, de  entrada por la misma puerta que mi vio salir, desde el mismo sillón y la misma ventana me doy cuenta que las imágenes del día se resumen todas en diferentes rostros, y en su mayoría desconocidos, que quedan volando en el espacio y en el tiempo vacilando violentamente, y entre unos y otros  me pregunto si habré de volverlos a ver algún día compartiendo un café en la mañana, o en su defecto un tequila antes de que empiece la fiesta. Pero "la dulcinea mía", sí, la vida misma, que conoce y comenta en su experiencia, que con sus precarios dedos cuenta que serán muchos los rostros conocidos que se convertirán en desconocidos, e intentando salvar lo que queda en el aliento del día, por una pequeña abertura, los observaré en el placar donde reposarán sus cuerpos a lado de todo lo que recuerdo de ellos, solo notaré como aquel placar se abrirá solo para cerrarse una y otra vez, y la verdad, es que no sé lo que pueda significar un lugar en el placar de mi memoria... Quizás nada.

II


Y no busco resarcimiento y tampoco voy pagando, 
desde que no instale mi conciencia 
en el dolor todo esta bien, 
es por eso que es mejor darse a tiempo 
un gusto en la vida, 
ya sea olvidar por olvidar, 
olvidar porque así se quiere 
o porque se vive mejor así. 
Si se olvida que sea por convicción 
y que sea antes de que el alzheimer nos encuentre primero
 y arremeta contra 
lo que no hemos querido olvidar nunca, 
de todas formas...

8 comentarios:

  1. Como siempre, es un placer leerte! Un abrazo querida. Espero que estés muy bien :)

    ResponderEliminar
  2. ¿Y porque olvidar?
    Hasta de lo malo podemos aprender, todo nos ayuda a formarnos como personas, creo que no deberíamos olvidar nada de nuestra vida.

    ResponderEliminar
  3. Cada día me sorprenden más tus entradas, tiene razón el comentario de arriba, pienso que no debemos olvidar, creo que debemos recordar lo que hemos dicho y echo en nuestra vida, al fin y al cabo habrá muchas cosas que no volveremos a repetir, y nos gustará volver a sentir lo que sentimos un día ,recordando ese o esos momentos, que nos hicieron tan feliz o que incluso nos hicieron daño.
    UN BESAZOOOOOOOOOO!

    ResponderEliminar
  4. En la vida nunca dejamos de ir aprendiendo.
    es un placer leerte.
    que tengas un feliz finde.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lyla, leo con entusiasmo como tu prosa se despliega de manera contundente y eficaz al servicio de tu reflexión. Realizas un gran trabajo con el lenguaje, dotando de profundidad tu pensamiento. Y lo expones diáfanamente.
    Lyla, siempre he pensado que olvidar es una derrota, tanto si son buenos o malos recuerdos, buenas o malas historias. Mientras la memoria nos asista tal vez repitamos menos errores o podamos impedir que se perpetren.
    Lyla, no olvido que te desenvuelves muy bien en la poesía y ahora no olvidaré que la prosa está ahí para que nos regales, un día de estos, una entrada con un relato. Felicitaciones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hace tiempo que no pasaba por tu blog y veo muy buenas entradas, como dicen todos que genial es leerte, escribes fluidamente bien.
    Con respecto a olvidar para mi es imposible hacerlo, me alimento de recuerdos que despues los traslado los cuentos o poemas que escribo, todo termina en una historia o reflexion y es por eso que olvidar para mi es uno de mis peores enemigos. un beso cuidate!

    ResponderEliminar
  7. Siempre un placer volver por tu casa.

    Saludos!

    ResponderEliminar